Técnica de inyeccion intramuscular
4.7 (93.64%) 154 votes

via intramuscular

 

La inyeccion intramuscular es una de las formas de administración de fármacos incluidos en la via parenteral. Permite suministrar mayor volumen de líquido que en otras vías, a la vez que se produce un inicio de la acción farmacológica más rápido, ya que la sustancia administrada llega antes al torrente circulatorio.

 

inyeccion intramuscular
 

Es una vía que nos permite administrar tanto preparados acuosos como oleosos, alcanzando una absorción mayor cuanto más acuosa es la droga. Por su comodidad, facilidad y velocidad de absorción, es elegida como primera elección en numerosos fármacos y vacunas.

 

Ventajas:

  • Es la vía adecuada para algunas sustancias irritantes, sustancias oleosas y volúmenes moderados de líquidos.
  • La inyección en esta zona es menos dolorosa debido a que los músculos poseen menor número de terminaciones nerviosas.
  • No sufre pérdida de efecto terapéutico por la actividad gástrica.
  • Es indiferente del estado del paciente, es decir, no impide su administración el hecho de que el paciente esté inconsciente o no sea colaborador.

 

Desventajas:

  • Dependiendo del lugar de administración la velocidad de absorción puede ser variable.
  • Existe riesgo de lesión de vasos sanguíneos y nervios.
  • Cada zona de inyección tiene unos límites en cuanto a la cantidad de volumen a administrar.

 

Técnicas de inyección intramuscular

Existen varias técnicas asociadas a la hora de aplicar una inyección intramuscular. Veamos cuáles son los pasos más importantes a la hora de administrar un fármaco por esta vía:

  1. Informar al paciente de lo que se le va a hacer.
  2. Lavado de manos y colocación de guantes no estériles.
  3. Colocar al paciente en la posición adecuada.
  4. Limpiar la piel con un antiséptico y dejar secar durante unos segundos.
  5. Con la mano no dominante estirar la piel de la zona a inyectar.
  6. Puncionar la piel con la aguja formando un ángulo de 90 o. Este movimiento será firme (de forma que el fármaco se deposite directamente en las fibras musculares), seguro y rápido, empleando una técnica cerrada (inyectar sin retirar la aguja de la jeringa).
  7. Previamente a la introducción del fármaco, realizaremos una aspiración suave para comprobar que la aguja no esté alojada en un vaso sanguíneo. En el caso de que al aspirar salga sangre retiraremos la aguja y repetiremos de nuevo el proceso.
  8. Introducir lentamente la medicación, para disminuir el dolor.
  9. Para evitar daños tisulares, se debe sujetar firmemente la jeringa en el momento en el que la aguja esté alojada dentro del tejido muscular.
  10. Esperar durante unos segundos antes de extraer la aguja, para evitar que refluya la medicación.
  11. Tras la retirada de la aguja, masajear suavemente la zona, para favorecer la absorción del fármaco y disminuir el dolor producido por la técnica.
  12. Desechar el material usado, lavarse las manos, y registrar la técnica.

 

En el caso de que haya que inyectar dos fármacos por vía intramuscular, a excepción de las vacunas, se pinchará una única vez y se cambiará de plano para administrar el segundo de ellos. El profesional valorará las características de los medicamentos, si son irritantes, muy oleosos o si su presentación supone la aplicación de gran cantidad de volumen, en cuyo caso sería recomendable inyectar en lugares diferentes.

 

Técnica en “Z”

Está indicada para la administración de fármacos irritantes que pueden causar tinciones de la piel (por ejemplo los preparados de hierro), o cuando es esencial la absorción total del fármaco administrado. Esta técnica mantiene la medicación en el músculo, evitando su filtración a otros tejidos.

  1. Desplazar la piel y el tejido celular subcutáneo sobre el músculo antes de la inyección.
  2. Puncionar mientras mantenemos el tejido desplazado.
  3. Aspirar.
  4. Una vez que hemos retirado la aguja, soltar la piel.
  5. No masajear en este caso la zona de inyección, ya que facilitaríamos la salida del medicamento.

 

tecnica en z intramuscular
 
 

Posiciones recomendadas para disminución del dolor durante la punción:

  • Glúteos dorsales: decúbito prono con los dedos hacia adentro produciéndose rotación interna de la cadera.
  • Ventroglútea: para relajar los músculos colocaremos al paciente en decúbito lateral con la pierna superior flexionada.
  • Vasto externo: decúbito supino con la cadera en rotación interna.
  • Deltoides: codo flexionado y apoyado.

 

 

Si quieres más información sobre la inyección intramuscular, cuidados de enfermería asociados, indicaciones, contraindicaciones y complicaciones, te recomendamos echar un vistazo a nuestro Manual de Vías de Administración de Fármacos para Enfermería

 

administracion de medicamentos